Páginas vistas en total

lunes, 20 de junio de 2011

Una princesa arroja luz sobre los primeros celtas

Los hallazgos sugieren un aprecio de los celtas por la ornamentación.


Las joyas de oro y ámbar demuestran la importancia de la persona enterrada.

Dos mil seiscientos años después del entierro original, expertos alemanes estudian cuidadosamente una tumba celta completa con la esperanza de hallar más información sobre una cultura que una vez floreció en buena parte de Europa.

El sepulcro no representa el final más glorioso para quien fue inhumada en el corazón de la zona del Danubio alemán: una dama aristocrática celta que vivió con estilo.

La mujer descansó en paz hasta que, hace unos meses, su tumba fue excavada en su totalidad y más de 80 toneladas fueron transportadas en un camión a través de un sinnúmero de poblaciones alemanas.

En el sepulcro también fueron hallados los restos de un niño, que se supone era el hijo de la dama celta.

Jerarquía

El traslado tuvo como destino el patio trasero de las oficinas del servicio arqueológico del estado federado de Baden-Württemberg, en el sur de Alemania.

Cuando el camión llegó, la tumba -envuelta casi en su totalidad en hormigón- fue colocada en el interior de una tienda de campaña.

Los arqueólogos decidieron que desmontar el sepulcro pieza por pieza les permitiría utilizar los recursos más modernos de análisis, desde los rayos X hasta la informática.

Debido a la cantidad de joyas de oro y ámbar halladas, se estableció la importancia de las personas enterradas, supuestamente una princesa y su hijo.

Esto sugiere que la temprana cultura celta contaba con una jerarquía aristocrática, lo cual ha sido motivo de controversia entre los arqueólogos.

Fecha exacta

"Es la más antigua de las tumbas principescas femeninas del mundo celta", dice el doctor Dirk Krausse, quien está a cargo de la excavación.

"Es el único ejemplo de un sepulcro real celta con una cámara de madera", explica.

Los arqueólogos están entusiasmados porque el suelo empantanado de la región ayudó a preservar la tumba, cuyo piso de roble estaba intacto.

El roble utilizado fue talado hace 2.620 años, por lo que se estima que la dama murió en el año 609 A.d.C.

Y a diferencia de muchas otras, la tumba se salvó del saqueo durante 26 siglos.

Esto explica la preservación de la joyería y que se puedan apreciar, especialmente, los diseños de los broches de oro y ámbar.

Corazón celta

Se suele ubicar el corazón celta en las fronteras occidentales de Europa, como Gales, Escocia, Irlanda, la Bretaña francesa y el norte español.

Pero el doctor Krausse sostiene que el centro de esa cultura era en realidad la región del curso superior del río Danubio, desde donde los celtas podían comerciar.

"El arte y la cultura celtas tienen sus orígenes en el suroeste de Alemania, el este de Francia y Suiza, de donde se extendieron a otras partes de Europa", manifiesta Krausse.

La presión de las tribus del norte y de los romanos desde el sur empujaron a este pueblo hasta las fronteras occidentales del continente, añade.

Con estilo

La dama en la tumba revela que a los celtas les gustaban la ornamentación y el estilo.

A la arquéologa Nicole Ebenger-Rest, que participa en la cuidadosa excavación, no sólo la entusiasman los anillos y los broches descubiertos.

La especialista tiene esperanzas de que los fragmentos de tela y los restos de alimentos o materia orgánica hallados puedan arrojar luz sobre la forma de vida de los celtas.

Y sobre los restos humanos aclara: "Son esqueletos, sí, pero correspondieron a seres humanos, por lo que uno siente un respeto natural pese a la brecha de 26 siglos".

En sus palabras, lo que se establece entre los estudiosos y la princesa y su hijo "es una relación natural entre personas".

Tomado de:

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/05/110425_princesa_cultura_celta_hallazgo_excavacion_tumba_ra.shtml

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada